¿Qué pasa con ellos que resultan tan atractivos sexualmente?

Varias personas, de diferentes edades y contextos, han sacado en las últimas semanas el tema del fetiche con los pies. ¿Qué pasa con ellos que resultan tan atractivos sexualmente? Reflexiono sobre el tema y volteo a ver los míos y los de otras chicas que pasan cerca de mí en tacones abiertos para inspirarme.

Los pies están subestimados, además de que nos llevan a todos lados, hay un sinnúmero de actividades recreativas que podemos realizar con ellos y no lo hacemos. Bueno, ni siquiera les damos un masajito al final del día, ni les ponemos crema tres veces al día como hacemos con las manos, siendo que se cansan y desgastan más.

Si tenemos en consideración que las personas que no tienen manos, hacen todo con los pies, incluso obras artísticas, entonces: ?¿qué tan poco explotados están los pies de la mayoría de las personas??.

Recientemente he tenido tres referencias de gente que tiene fantasías con los pies o bien, que estuvo con alguien a quien le excitan los pies. Una de ellas fue la crónica de un conocido periodista y amigo, sobre su experiencia con una fetichista. Interesante todo lo que pueden provocar un par de pies. Otra fue una de mis mejores amigas, quien narró con lujo de detalles cómo un amigovio le hizo el amor a sus pies, literal; se volvió loco con los pies de ella, tanto, que el tipo se olvidó de su cara, de sus tetas, de todo? y se dedicó de lleno a los pies. La última, de lo que al parecer será una larga lista de personas, fue una celebridad a quien entrevisté la semana pasada; el millenial confesó que a su corta edad ha realizado todas sus fantasías sexuales, menos hacerlo con un par de pies sexys.

Finalmente volteo de nuevo a verme los pies, analizo mis uñas limpias y bien pintadas. Me pregunto si el tamaño importa o si más bien hay que ejercitar la precisión y la fuerza en los movimientos. La forma de tamalito asumo que será una razón para querer comérselos, ¿o no?

Deja un comentario